Aclaraciones sobre arrendamientos de locales en estado de alarma.

alquiler locales comerciales

El RDL 15/2020, siguiendo lo ya establecido para las viviendas, divide a los arrendadores en dos grupos: grandes tenedores y los que no lo son.

Y al igual que para las viviendas, considera que son grandes tenedores, las personas físicas o jurídicas (incluyendo las comunidades de bienes) que sean titulares de más de 10 inmuebles urbanos, excluyendo garajes y trasteros, o una superficie construida de más de 1.500 metros cuadrados o empresas públicas.

En cuanto a los arrendatarios, el RDL establece los requisitos que han de cumplir los autónomos y PYMES para poder acogerse a las medidas en el artículo 3, y en el artículo 4 la documentación a aportar (se especificaron en la Circular nº 14).

La iniciativa para intentar llegar a cualquier acuerdo la tiene el arrendatario, tanto si el arrendador es gran tenedor como si no lo es, ya que la norma le concede el plazo de un mes desde la entrada en vigor del RDL para ello.

Lo que establece el legislador es un régimen supletorio en defecto del acuerdo que las partes libremente pacten, pero solo si el arrendador es gran tenedor:

– Moratoria automática que deberá ser aceptada por el arrendador y que afectará a todo el periodo de duración de la alarma, sus prórrogas y una vez finalizada la alarma hasta otras cuatro mensualidades como máximo. La moratoria no devenga intereses y deberá fraccionarse en cuotas mensuales durante dos años y se empezaría a pagar una vez finalizada la alarma más los cuatro meses siguientes. No obstante, la moratoria deberá pagarse dentro del plazo de vigencia del contrato o sus prórrogas si el plazo de vigencia fuera inferior a esos dos años.

Para el resto de arrendadores la norma dice textualmente que se puede solicitar el aplazamiento temporal y extraordinario en el pago de la renta siempre que dicho aplazamiento o rebaja de la renta no se hubiera
acordado por ambas partes con carácter voluntario. Y se añade que también por acuerdo se podrá destinar la fianza legal al pago de las rentas, debiendo reponerse la fianza en el plazo de un año o en el periodo que reste para la finalización del contrato si este fuera menor a un año.

Sin embargo, la norma no establece un régimen supletorio cuando el arrendador no sea gran tenedor, por lo que las dudas que surgen son múltiples:

¿Qué meses son los que se pueden aplazar?, ¿en qué cuánto tiempo hay que devolver las rentas aplazadas?; ¿se puede considerar supletorio el régimen para los grandes tenedores? y lo peor de todo ¿qué pasa si no hay acuerdo entre las partes?.

CONCLUSION salvo que se modifique este RDL 15/20 y se aclaren estas dudas, es recomendable llegar a un acuerdo antes de que sea una sentencia la que fije las condiciones.

30. abril 2020 por Patrial
Categorías: Patrial, Patrial INMOBILIARIA | Etiquetas: , , , , , , , , , | Deja un comentario

Deja una respuesta

Los campos obligatorios están marcados con *